lunes, 4 de enero de 2010

Al día con las lecturas


Bueno amigos, después de una larga ausencia que me ha tenido alejado de estas canchas (no de otras), vuelvo con el inventario final de lecturas del 2009 (y primeros días del 2010).

PADRES E HIJOS, de Iván Turguéniev. Este autor es uno que siempre aparece en la lista de grandes escritores del realismo ruso, pegadito a Tolstoi y Dostoievski, es decir, como en un segundo escalón después de ese gran número uno compartido. Padres e hijos es una novela notable en la que se relata la vida de dos amigos, Basarov y Arkadi. Son dos aprendices de nihilistas (Basarov está más adelantado), lo que la vuelve una novela de hondo contenido filosófico. Recomiendo mucho.

SETEMBRADA, de Eduardo Belgrano Rawson. Otra linda novela que narra los sucesos de la guerra del Paraguay, infame agresión en la que Uruguay participó del lado vencedor. Un grupo harto heterogéneo al comando de un globo aerostático de espionaje transita por la selva y el río Paraná en busca del buen humor. Hay alguna objetable comparación anacrónica, pero después se disfruta.

EL ARTE DEL PARPADEO, de Alejandro Ferreiro. La leí en el marco de mi nueva faceta como colaborador de La Diaria. Me gustó mucho lo que hace el autor y los riesgos que corre. Escribe sobre la lucha de un hombre con un pez sin ser Hemingway… No le sale mal. Muy por el contrario, es una novela en cierto punto fascinante.

LAS DOS MUERTES DE DIONISIO DÍAZ, de Matías Castro. También para La Diaria, en este caso se trata de una completa investigación de este mítico niño héroe de Treinta y Tres (¡¡¡los pagos de mi apreciado I. F. de P.!!!). Recomiendo este libro sobremanera, a pesar de ciertas dificultades en la edición que el lector haría muy bien en soslayar en beneficio de una lectura fluida. La parte final, donde se cuentan algunos aspectos de la vida de Marina Ramos (la hermana que Dionisio salvó), que aún vive, es muy, muy emotiva.

CAÍN, de José Saramago. El bueno de José usa y abusa de sus fanáticos… No sé qué decirles… me ha dejado un poco anonadado… Caín participa de todos los eventos centrales del Génesis y se enfrenta cada vez que puede a ese dios cruel con el que Saramago tiene esa rivalidad ancestral. Nada nuevo bajo el sol. Apenas un Nietzsche un poco más loco… Y no para ahí el descontrol: Caín realiza su periplo viajando en el tiempo de atrás para adelante y de nuevo para atrás sin que nadie pueda explicar nada… Como admirador de este hombre le pido por favor que no la trabaje más de taquito. Que descanse y opine de los EEUU si quiere… pero que afloje un poco. ¿Por qué no unas memorias, José, en vez de ficción?

¡¡¡SALUD A TODOS/AS EN ESTE COMIENZO DE AÑO!!!

10 comentarios:

Damián González Bertolino dijo...

¿No escribió Saramago ya sus "pequeñas memorias"?
Me encanta leer estos listados.
Un abrazo grande, Peter!!

Damián González Bertolino dijo...

Ah!! Yo, de lo último que leí en este final de 2009 y en este comienzo de 2010:

*Una plaga de orugas, de Nigel Barley. Una crónica algo graciosa de un antropólogo inglés que quiere presenciar el momento del rito de la circuncisión en una tribu de Camerún. Sólo que el rito se demora por circunstancias de lo más disparatadas. Muy bueno.


*Por favor, no regreses de la Luna, de Dean Bakopoulos. Buena novela. Por momentos dudé de que mantuviera el impulso fuerte con el que comenzaba, pero tiene un buen final.

*El cuaderno rojo, de Paul Auster. Demasiado cortito... Bah! Es como leer una libretita de apuntes de Auster, y eso ya es un lujo.

*Metafísica de los tubos, de Amélie Nothomb. Aunque tiene frases magistrales cada diez páginas, me pareció bastante naïf por momentos. Digamos que en esta novela Nothomb se ahoga donde nada con soltura Clarice Lispector en cuestiones similares como eso de "la revlación del mundo... oh!"... Y, además, un libro no se sostiene con grandes frases cada diez páginas, ¿no?

Bullet park, de John Cheever... Fascinado, fascinado, fascinado...

otro abrazo.

F. de P. dijo...

Te leí con sorpresa grata en La diaria. Para cosa buena sobre Dionisio, el "Romance de Dionisio Díaz" de Serafín J. García.

¿Qué leí? "Solitario, triste y final" de Osvaldo Soriano. Ahora estoy leyendo revistas de lingüística brasileras. Y tengo en bandeja dos o tres del enorme Erico Verissimo, uno de Fernando Sabino, otro de Guimarães Rosa, en fin, siempre mirando un poco al norte.

Buen año de lecturas. Un gran abrazo y redoblado agradecimiento por las indulgencias y el afecto.

Belerofonte dijo...

Yo aporto mi semillita:

Fuga sin fin de Joseph Roth. Una maravilla (y van) de este autor, capaz de las reflexiones más profundas mediante la prosa mas sencilla.

Las dos muertes de Dionisio Diaz de Matías Castro, coincido plenamente con ud, Peña, un libro que hay que leer.

Némesis, de Jo Nesbo, policial noruego, todo un descubrimiento. Una serie de crímenes se producen en Oslo y el policia Harry Hole, tan genial como alcoholico, es el encargado de resolverlos. Vale la pena.

Rant, de Chuck Palaniuk, me quedo en un nosequé. Está bueno, pero termina por ser un catalogo de escatologías donde el autor se ve claramente tratando de escandalizar a ocasión por capítulo.

El alienista, de Caleb Carr, podría verse como la respuesta norteamericana a Sherlock Holmes (pero escrita desde la actualidad). Horribles crímenes en la New York de fines de siglo 19 y un peculiar equipo, liderado por el galeno del título, son los encargados de investigarlos. Paga la vuelta también.

Telemías dijo...

Chamigos, gracias a todos por estos breves y dispersos apuntes. Me parece una linda costumbre esta de andar leyendo, y más linda aún la de compartir impresiones/sugerencias/prevenciones.
DGB e IFdP: ando por ir al este, creo. Cuando llegue el momento les aviso así nos vemos de pasada )sólo de pasada, aclaro, no se vayan a creer que me voy a quedar tres días a comer y usarles el baño, o algo así...
Un aviso: compré mediotanque. ¿Quién, además de Rodolfo Roberto (*), se suma a un asadito veraniego en los calurosos y alejados-del-agua pagos de San José?

(*) Rodolfo Roberto...leí la reseña en el cultural... te dieron para adelante, aunque con algún errorcito, como ser el nombre...

Hebert Zarrizuela dijo...

Voy yo:

"Queremos tanto a Julio", un librito donde veinte autores de diversa nacionalidad narran su relación con el Cortázar hombre y escritor. Queda flotando una idea inevitable: ¡qué gran tipo!

"Diálogos con Borges" de Antonio Carrizo. El autor de "El otro, el mismo" visitó diez veces el programa del popular periodista de radio Rivadavia. Borges con el mismo humor y la misma inteligencia de siempre. Libro extenso donde habla de todo. Todo.

"El prófugo" de Alfonso Larrea. Me gustó el final, cuando la prosa y la anécdota se ponen más fluídas.

"El arte de amar", Erich Fromm. Libro obligatorio. Así nomás lo digo.

"Cuatro cuartetos", Angélica Fleitas y otros autores de Brazil. Poesía diversa y post-moderna.

Antología de Antonin Artaud a cargo de Alejandra Pizarnik. Un mundo dolorido, tan febril como lúcido.

Un abrazo a todos. No comento, pero leo cada uno de los blogs.

F. de P. dijo...

Pedro: baño a disposición, tengo colchón y sábanas, además de mediotanque y predisposición a asar, como mi blog lo dice.
LDL: mentira, ¡qué vas a leer, muchacho! A ver, decime qué pasó en el capítulo 28 de "La enfermera"... Dale, sin mirar...

Olvidé mencionar "La pista de hielo" de Roberto Bolaño, que se me antojó insulso. "Inocencia" de Polleri, que no me gustó nadita. "Los alienados" ahora en cartón, de DGB, sí lo leí de vuelta a ver cómo quedaba todo junto (ya me había gustado, conozco la heladería) Umpi, también en cartón, gusto a poco. Y cuidado que acabo de adquirir un libro policial nórdico, y no es Mankell ni Larsson...

Hebert Zarrizuela dijo...

Nacho: espero leer muy pronto, y de un tirón, toda la historia de La enfermera.

Olvidé mencionar una novelita: "A orillas del lago" de Mary Lawson... Un libro simple que disfruté muchísimo. Notablemente escrito. Recomiendo.

Y va otro abrazo.

Telemías dijo...

IFdeP: gracias!!!

LDL: siempre le escapé al libro de Fromm, pero ahora voy a ver si sigo tu recomendación.
Un abrazo!!!

F. de P. dijo...

Fromm: libro para leer, aprender y posteriormente regalar a alguien muy querido. Debe circular. Es el fundamento en el que aún no se basa la civilización occidental, y quizá ninguna. Es bueno en serio.
Ya estoy prendiendo el fuego.
P.D.: tu palabra de verificación es "hyster", que se me hace más freudiana...